¿Qué cerradura se abre más fácil de todas?

La respuesta no es sencilla, pues existen muchos modelos que podrían ser abiertos con facilidad por ladrones y cerrajeros. Lo que sí está claro es que las cerraduras viejas y con muchos años a sus espaldas son del todo fáciles de abrir, por lo que siempre es conveniente remozarlas.

La vulnerabilidad de las cerraduras sin sistema antibumping.

Las cerraduras que carecen de antibumping pueden ser abiertas con facilidad por los ladrones, quienes sabrán cómo forzarlas; por lo general, las cerraduras más antiguas carecen de este sistema protector, lo que las hace aún más vulnerables. Y es que el bumping es una técnica sencilla en la que el chorizo se valdrá de una llave manipulada parar abrir la puerta de una propiedad introduciéndola en la ranura de la cerradura (a través de golpecitos con martillo, encajarán los pitones y el engranaje girará, por lo que se producirá la apertura). Aunque es una técnica que precisa de conocimientos complejos por parte del ladrón, su aplicación es muy efectiva, de ahí que los mecanismos antibumping sean tan vitales.

De qué manera reducir el riesgo de sufrir bumping.

Para reducir el riesgo de que un ladrón abra las puertas de su casa, sería conveniente poner en marcha un par de medidas: lo primero es instalar un escudo protector que cerque la cerradura, de manera que el ladrón no podrá obtener información acerca de la marca de la cerradura (cada marca precisa de una llave determinada que agiliza el proceso de apertura por parte del ladrón mediante el bumping); lo segundo es colocar u bombillo antibumping en el lugar del bombillo simple que había colocado anteriormente, pues el acero que tienen estos sistemas en su interior impedirá que el ladrón pueda aplicar el bumping con las llaves.

La recomendación de cerrar siempre con llave.

Independientemente del tipo de cerradura que se tenga instalada en una puerta, es vital cerrar con llave al salir. Abandonar la casa sin haber cerrado con llave es ponérselo en bandeja a los ladrones, quienes abrirán con facilidad hasta la cerradura más compleja o dificultosa. La técnica del resbalón, consistente en meter entre la cerradura y la puerta un plástico con dureza y flexibilidad, puede valerles a los ladrones incluso para lograr su propósito con facilidad.

¿Qué se puede hacer ante una cerradura fácil de abrir en casa?

Lo más recomendable sería cambiar la cerradura, pues quizá carece de los sistemas protectores que han ido implementándose en los últimos años. Lo primero será proceder al cambio de cilindro. Sustituir la cerradura vieja por una más segura sería lo idóneo; los modelos que cuentan con sistema antibumping y anti palanca aportarán gran protección. Aunque no existe la cerradura segura al cien por cien, sí que existen maneras de ponérselo difícil a los ladrones, por lo que realizar una inversión en cambio de cilindros (son muy baratos además) y de cerraduras puede suponer un ahorro a largo plazo.