Blog

Cómo reemplazar la manilla de la puerta

Las manillas son sin duda alguna uno de los elementos de mayor desgate de una cerradura ya que son obligatoriamente utilizadas cada vez que se va a abrir o cerrar la puerta, por ende, es común que tengamos que realizar el cambio de las mismas de forma muy seguida. El cambio de la manilla es un procedimiento muy sencillo que puede hacerlo por usted mismo sin necesidad de gastar dinero en los servicios de un cerrajero.

Pasos para cambiar la manilla de una puerta

El primer paso será utilizar un destornillador de pala o estrella, dependiendo de los tornillos que utilice tu cerradura para quitar los que se encargan de sostener la manilla de la cerradura, este paso lo debemos hacer con mucha paciencia para tratar de no rayar la cerradura con el destornillador.

Una vez retirado los tornillos tendremos que remover ahora esa pieza que mantiene unida las manillas del interior de la puerta con la manilla del exterior, este elemento es denominado el vástago y para reconocerlo debemos saber que este en una pieza longitudinal en forma de tornillo cuadrado. De esta forma terminaremos por retirar la manilla que vamos a sustituir.

Lo más probable es que las nuevas manillas que vayas a instalar posean unos elementos decorativos que no tienen el mismo tamaño de los embellecedores de la manilla retirada, en estos casos, si los nuevos embellecedores son más pequeños debemos de igualar la puerta, es decir, limpiar y remover los residuos y vestigios de la antigua manilla para que no sobresalgan del espacio que deja la nueva al ser más pequeña. En caso de que sobresalgan agujeros u orificios de la nueva manilla lo que debemos de hacer es utilizar una masilla de buena calidad para corregir estas imperfecciones.

Para finalizar, luego de habernos asegurado de que la masilla se ha solidificado por completo y si utilizamos además pinturas estas ya se hayan secado, procederemos con la instalación de la nueva manilla para la cerradura. Para ello debemos introducir el vástago en el orificio correspondiente y verificar que este sobre sale sin inconvenientes por ambos lados de la puerta, seguidamente con el vástago en su posición colocamos las manillas con sus tornillos o tirafondos respectivos, y para culminar solo bastara colocar los elementos decorativos o embellecedores que trae la manilla se está instalando.

Consejos para poner una buena manilla en la puerta

Es importante antes de finalizar con la instalación de la manilla asegurarse de que el mecanismo de la misma funciona perfectamente, para ello se recomienda hacer pruebas de apertura y cierre junto con algún ayudante que se situé en el interior de la casa para de esta manera evitar cualquier problema que se pueda suscitar con una manilla que ha quedado mal instalada.

No debe caer en el error de adquirir manillas de mala calidad solo porque estas son muy económicas, ya que a la final todo esto le saldrá mucho más costoso, debido a que estas están fabricadas con una pésima manufacturación y además se utilizan materiales de baja calidad en su diseño por lo cual la manilla además de presentar constantemente fallas, también darán una presencia muy poco estética en sus puertas.

Muchas personas le dan mucha importancia a la presencia de su vivienda, por ende, si usted es una de estas personas detallistas y elegantes, se verá poco estético si sustituye una manilla de una de sus puertas y queda diferente a las demás, por lo que se recomiendan dos opciones, que al momento de comprar la nueva manilla busque exactamente la misma que ya poseía, o que realice el cambio de todas las manillas de las puertas de su casa para no estropear la estética de la misma.

¿Es necesario acudir a un cerrajero para cambiar la manilla?

Si has leído ya los párrafos anteriores te habrás dado cuenta que no es muy difícil la instalación de una manilla y puede ser realizada por usted mismo sin ningún problema, por ende, usted no pasara por ningún inconveniente si intenta realizar el cambio de las manillas sin necesidad de llamar a un cerrajero.

La opción de cambiar las manillas por nuestra propia cuenta es muy beneficiosa ya que nos ayudara a entender cómo funcionan algunos mecanismos de las cerraduras y sus manillas y además nos ahorraremos el dinero que nos cobraría un cerrajero profesional por este servicio, sin embargo, si usted no se siente capacitado de realizar la instalación lo ideal sería que contacte con su cerrajero de confianza para realizar el cambio de manera más segura.

¿Cuál manilla para instalar en mi puerta?

Anteriormente solo existían pocas marcas de cerrajería en el mercado y por ello las opciones eran un poco limitadas, pero en la actualidad existen un gran número de empresas y fabricantes de elementos de cerrajería y por ende en el mercado hay una gran gama de manillas y embellecedores para escoger.

La elección de la manilla que vamos a instalar se debe hacer teniendo en cuenta la cantidad de dinero que estamos dispuestos a gastar y el color, modelo y tamaño que necesitamos para nuestras puertas. Las manillas color bronce y plateado son sin duda las más solicitadas y compradas por los usuarios ya que estas le brindan un toque de elegancia a la vivienda. Otro detalle a tener en cuenta es la disposición de los agujeros de la antigua manilla que poseías en tu hogar, ya que con esto podemos comprar una manilla que posea la misma ubicación para los tornillos y así aprovecharemos los orificios que ya tiene nuestra puerta.

Para finalizar, es importante escoger una manilla de alta calidad y que este elaborada en materiales de gran resistencia. De esta forma si seguimos todos los pasos y recomendaciones que hemos brindado en los párrafos anteriores lograremos hacer un reemplazo de la manilla de nuestra puerta de manera rápida, segura y eficaz.

Impide el bumping

El bumping es una de las técnicas más conocidas en el mundo de la delincuencia para abrir cerraduras y robar hogares, debido a la facilidad y rapidez con que se ejecuta. Día tras día los porcentajes de casas robadas gracias a la técnica del bumping crecen descomunalmente, haciendo necesario y pertinente conocer las medidas de seguridad que se pueden tomar para evitar que los ladrones irrumpan en tu hogar y se lleven tus cosas. En el presente artículo daremos unos consejos y medidas preventivas para impedir que los ladrones utilicen la susodicha técnica con tu cerradura.

¿En qué consiste el bumping?

Previo al abordaje de los aspectos técnicos y específicos de esta técnica, es importante impartir un conocimiento propedéutico para entender de mejor manera lo que se hablará más adelante.

El bumping es, en sí, una maniobra ancestralmente usada por lo cerrajeros para abrir cerraduras mediante un golpeteo, por eso también se le conoce como técnica de los golpes. Precisamente, el bumping consiste en introducir una llave maestra o modificada en la cerradura que se desea abrir y, acto seguido, dar unos sutiles golpes a la llave para forzar el movimiento del cilindro y conseguir la consecuente apertura de la puerta.

En los comienzos de esta técnica, los únicos que la empleaban eran los cerrajeros profesionales para los propósitos de sus servicios, pero con el pasar del tiempo los ladrones se dieron cuenta lo fácil que era abrir una puerta con el bumping, y pasaron a adoptar la técnica como un método de robo. Es por eso que actualmente las cerraduras de las puertas principales de una vivienda o negocio suelen ser anti bumping, en orden de ponérsela difícil a los ladrones que intenten sobrepasar la puerta.

Lo que debes saber del bumping

En la época incipiente de la mencionada técnica sus usos eran netamente positivos, pues los cerrajeros la usaban para ayudar a las personas que perdieron u olvidaron sus llaves a abrir sus puertas. Sin embargo, a partir del año 2002, aproximadamente, los ladrones le empezaron a dar un uso negativo para robar casas.

Por lástima, los robos mediante el bumping han crecido gravemente gracias a la difusión masiva de la técnica por internet. Es fácil ahora comprar la llave maestra y aprender tutoriales por internet para abrir cerraduras con motivo de robo.

Según estadísticas recientes, el 90% de las cerraduras instaladas de los hogares pueden ser fácilmente abiertas por la técnica del bumping. Los ladrones conocen muy bien estos datos y por esa razón la cantidad de robos es alarmante. Por suerte existen ya las cerraduras anti bumping que reducen notablemente la probabilidad de que tu casa sea robada. Si los ladrones ven que tienes una cerradura anti bumping ni si quiera intentarán robar.

Aun así, la técnica del bumping requiere de experiencia y buenos conocimientos en cerrajería para ser aplicada correctamente. Es por ello que los ladrones suelen practicarla mucho para evitar hacer ruido o tardarse en aplicarla al momento del robo.

Un factor negativo en el tema de la técnica del bumping es que la llave necesaria para aplicarla se puede comprar fácilmente en cualquier tienda, trayendo consigo una democratización del método de apertura de puertas más efectivo que existe y que sólo debería ser usado por personas responsables y profesionales. De esa forma, la técnica del bumping está al alcance de todos, incluso de los ladrones.

¿Es necesario cambiar la cerradura?

Por supuesto que sí. Con una cerradura arcaica las probabilidades de que roben tu casa son altísimas, mientras que con una moderna cerradura anti bumping las probabilidades caen notablemente, pues tu casa se volverá un fortín invulnerable.

A pesar de que no tengas cosas de valor en tu casa, no olvides que los ladrones no lo saben y, por lo tanto, de todas formas, tratarán de entrar a tu hogar, lo cual será una situación incómoda donde el ladrón podrá causarte daños. Es menester, entonces, que actualices la cerradura de tu casa.

¿Cuál cerradura anti bumping compro?

Recuerda que los objetos de alta calidad no se regalan, por lo que, si quieres una cerradura de seguridad máxima y garantizada, entonces no puedes escatimar en gastos. Nuestra sugerencia es que compres un modelo de cerradura que no sólo sea anti bumping, sino también que sea anti ganzua, anti taladro y anti palanca para dejar al ladrón sin maneras con las que vulnerar tu puerta.

Asimismo, instala un escudo al bombín para que los vándalos no puedan ver la marca de tu cerradura y, por ende, dejarlos sin información alguna en función de despejar conjeturas.

A todo esto, no puedes nunca olvidar lo más básico: cerrar la puerta con llave. Si te olvidas de esta vital medida de seguridad, todo lo hecho no servirá a pesar de que dispongas de la cerradura o la puerta más segura del mercado.

Cerraduras embutidas o empotradas

Estas cerraduras se encuentran en su mayoría empotradas en el interior de la puerta, de allí su nombre, la única parte de esta cerradura que vais a ver es la parte en la que introducís la llave, por lo que estas cerraduras ocultas son muy eficaces a la hora de prestar seguridad.

En el mercado también hay cerraduras empotradas de seguridad, la podéis colocar en vuestra puerta para redoblar vuestra protección. Estas cerraduras tienen un sistema de bloqueo que, en caso de que vuestra cerradura esté siendo forzada, se bloquea de manera automática y se hace imposible de abrir, por lo que el potencial ladrón que se intenta meter a vuestra casa, le será demasiado difícil meterse a vuestra casa a través de vuestra puerta.

Consejos que debes saber antes de comprar una cerradura embutida

Debéis tener claro que, primero, la calidad se paga. Así que como primer punto, debéis tener dinero para hacer una inversión en esta cerradura, como hay variedades de ellas, hay un rango definido entre las de baja calidad y alta calidad, así que, si queréis una cerradura con bastante seguridad, tendréis que pagar más.

Sabido esto, tendréis que ver el tipo de cilindro que tiene la cerradura, como consejo, os decimos que tenéis que cercioraos de que por mínimo sea una cerradura “antibumping”, si habéis captado, os estamos diciendo que debéis adquirir una cerradura que os satisfaga los requerimientos de seguridad que estáis buscando para vuestra casa, recordad que depende de lo que os decidáis comprar, tendrás vuestra tranquilidad y la de vuestra familia, por lo que, no debéis tomar decisiones a la ligera.

Así como tenéis que elegir qué tipo de seguridad debéis escoger con vuestra cerradura, es importante que escojáis también la marca de la cerradura, como es obvio, tendrá que ser una marca reconocida, no os vamos a hacer propaganda a ninguna marca, en absoluto, pero debéis apelar a la lógica, a veces las cerraduras de calidad son de marcas reconocidas, ahora, si contactáis a un cerrajero y este os recomendáis otro tipo de marca de cerradura, pues ahí es vuestra decisión.

¿Puedo instalar una cerradura embutida por mí mismo?

Ya tenéis la cerradura que os consideráis que os puede servir para reforzar la seguridad y queréis instalarla por vosotros mismos, ya sea por economía o por reto personal, os decimos que si podéis instalarla, podéis hacerlo por vosotros mismos pero tenéis que aseguraos de que vais a instalarla al pie de la letra y vais a tener todas las precauciones a la hora de hacer esto, puesto que, habéis invertido dinero y vais a invertir vuestro tiempo, si ha quedado mal, los ladrones lo sabrán, y van a meterse a vuestra casa, donde lo más difícil que van a hacer es cruzar la calle para llegar a vuestra casa.

Si estáis decidido a hacerlo, tenéis que echar mano de vuestra caja de herramientas, por demás está decir que debéis tener todas herramientas necesarias para hacer la instalación, puesto que si no tenéis las herramientas adecuadas, o simplemente no las tenéis, la cerradura va a quedar mal puesta. Debéis tener un destornillador, un taladro con mechas para madera y hierro, un cincel, lija gruesa, metro y un engranaje con dientes. Esto es obligatorio, como ya os dijimos, si no tenéis la mayoría de estas herramientas, no hagáis nada, solamente llama al cerrajero y os hará el trabajo.

Pasos para instalar la cerradura empotrada

Una cosa que debéis tener en cuenta: si vuestra puerta ya tiene una cerradura, lo que hacéis es sustituir la vieja por la nueva y la instalación es más sencilla, ahora, si la cerradura nueva es de la misma marca de la vieja, pues más sencillo aún, solo es una operación de sustitución y más nada.

En el caso de que no tenga cerradura vieja, o para ser más preciso; si comprasteis una puerta nueva también, pues la cosa no va a ser tan fácil como os dijimos anteriormente, pero si vais a seguir estos pasos estrictamente, tendréis éxito.

Lo primero que debéis hacer es, con un marcador, coger el metro y medir 1.05 mts de altura, dependiendo de la altura promedio de los habitantes de vuestra casa, entonces, debéis marcar una altura promedio para colocar la cerradura. Después, coge la taladradora y haced los huecos correspondientes a la cerradura, con la lija y el cincel debéis pulir los huecos y lijarlos, para que no queden residuos de madera que os acabasteis de taladrar, ahora tenéis que colocar la caja de la cerradura.

Tendréis que recordar que debéis poner la caja perfectamente ya que, si la ponéis mal, tendréis que hacer ajustes para que os quede bien, y estos ajustes significan que tendréis que abrir más huecos con el taladro, por lo que, si por desgracia usáis el taladro indiscriminadamente, podríais inutilizar vuestra puerta y podría saliros más caro aún que pagándole a un cerrajero para que os hicierais el trabajo.

Ahora tenéis que coger el engranaje con dientes y perforar la puerta de lado a lado para poder que instaléis el cilindro interno de la cerradura, ahora, lo que tenéis que hacer es colocar las láminas externas de la cerradura y listo, ahora, si vuestra puerta es metálica, tendréis que hacer lo mismo, pero os tomará un poco más de tiempo, así que paciencia.

Os repetimos que si no sois muy diestro con las herramientas, no tenéis tiempo y queréis hacer el trabajo apurado o simplemente no tenéis paciencia, lo que es 100% recomendable que tenéis que hacer es llamar al cerrajero para que os instale la cerradura, puesto que, si habéis comprado una puerta y una cerradura nuevas, podríais inutilizar vuestra puerta, y no podréis instalar la cerradura, por lo que tendríais que volver a comprar una puerta nueva y esta vez pagar a un cerrajero, os va a salir el triple de caro.

Así que, en resumidas cuentas, es mucho mejor que llaméis a un cerrajero sin ponerte a echar mano de vuestras habilidades inexistentes.

¿Cómo evitar que la cerradura se atasque?

Desde cerrajeros Alicante sabemos que una cerradura se atasque es un fastidio, qué duda cabe. De hecho, se trata de uno de los problemas más comunes en cerrajería y, como es bien sabido, lo molesto es que por culpa de ello no podemos abrir una cerradura.

En este artículo te damos algunos consejos para que la cerradura no llegue a atascarse, de modo preventivo. De no realizar un buen uso y mantenimiento, el desenlace está escrito: tarde o temprano se atascará y tendrás que llamar a un cerrajero en caso de no poder solucionarlo por ti mismo, algo muy habitual, por otra parte.

Para empezar, digamos algo claramente: todas las cerraduras pueden atascarse. Eso sí, si queremos reducir la probabilidad de que ocurra, tengamos en cuenta las siguientes recomendaciones.

En principio, cerraduras poco usadas se atascan más fácilmente. No es una norma, pero es lo que suele ocurrir, por ejemplo una segunda vivienda, despensa o trasteros. El motivo es sencillo: al usarse menos es más propensa a atascarse.

Una vez dicho esto, veamos algunos consejos para evitarlo:

Engrasar cerraduras y llaves

Que una cerradura esté bien engrasada es importante, pero sobre todo lo será cuando ésta empiece a dar síntomas de atascamiento. Por lo tanto, quedémonos con la idea de que es esencial engrasar las cerraduras y las llaves de forma adecuada.

Ello significa, fundamentalmente, que si engrasas la cerradura a tiempo, ésta volverá a funcionar de manera correcta, con lo que alejamos el fantasma de los posibles problemas.

A la hora de engrasar tengamos en cuenta que podemos lograr buenos resultados de un modo muy sencillo: tomaremos un pincel untado con un poco de aceite y lo aplicaremos en los puntos de contacto. Una vez aplicado, introduciremos la llave y moveremos un poco la cerradura con el fin de que el aceite engrase todas sus partes.

Otra opción, sin utilizar aceite, es engrasar recurriendo a aerosoles o grafito, si bien su aplicación debe hacerse de forma meticulosa, siguiendo las instrucciones con cuidado para evitar problemas.

Usar parafina

El uso de parafina y agua caliente es otra  posibilidad, capaz de solucionar incluso los problemas más graves de atasco en la cerradura. Primero introducimos la llave en agua caliente y luego en parafina, únicamente en la parte de contacto de la cerradura. Será entonces cuando la introduzcamos para aprovechar su poder lubricante. Normalmente, basta con ello para que la cerradura vuelva a funcionar cuando se atasca.

Utilizar minas de lápiz

Si el atasco no es muy grave, las minas de lápiz son una posibilidad que puede sacarte del problema del modo más sencillo. Para lograrlo, hay que pintar los dientes de la llave de forma que queden tiznados y luego meter la llave en la cerradura para que actúe como lubricante y ayude a desatascarla.

Extraer la cerradura de la puerta

Si nos encontramos ante un problema de atasco, podemos caer en la tentación de quitar la cerradura, pero a su vez creamos un problema evidente de inseguridad que hay que evitar a toda costa. No hay que explicar nada al respecto, puesto que es más que obvio que cualquier persona podrá entrar en la vivienda si no tenemos cerradura, por lo que, salvo excepciones que lo justifiquen, no se debe hacer.

Llamar al cerrajero para reparar la cerradura

Si hemos probado soluciones como las anteriores, salvo quitar la cerradura, y nada funciona o, simplemente, si nos vemos incapaces de hacer nada por la circunstancia que sea, la solución podría ser llamar al cerrajero.

Si no hay otra opción, llamar a un profesional es la mejor solución, incluso la única en muchos casos. No caigas en el error de llamar a un cerrajero barato de mala calidad, un binomio que suele ir unido. Te aconsejamos llamar a un buen cerrajero y pedir presupuesto, teniendo presente que normalmente los buenos cerrajeros suelen hacer el trabajo antes y cobrar menos.