Cómo reemplazar la manilla de la puerta

Las manillas son sin duda alguna uno de los elementos de mayor desgate de una cerradura ya que son obligatoriamente utilizadas cada vez que se va a abrir o cerrar la puerta, por ende, es común que tengamos que realizar el cambio de las mismas de forma muy seguida. El cambio de la manilla es un procedimiento muy sencillo que puede hacerlo por usted mismo sin necesidad de gastar dinero en los servicios de un cerrajero.

Pasos para cambiar la manilla de una puerta

El primer paso será utilizar un destornillador de pala o estrella, dependiendo de los tornillos que utilice tu cerradura para quitar los que se encargan de sostener la manilla de la cerradura, este paso lo debemos hacer con mucha paciencia para tratar de no rayar la cerradura con el destornillador.

Una vez retirado los tornillos tendremos que remover ahora esa pieza que mantiene unida las manillas del interior de la puerta con la manilla del exterior, este elemento es denominado el vástago y para reconocerlo debemos saber que este en una pieza longitudinal en forma de tornillo cuadrado. De esta forma terminaremos por retirar la manilla que vamos a sustituir.

Lo más probable es que las nuevas manillas que vayas a instalar posean unos elementos decorativos que no tienen el mismo tamaño de los embellecedores de la manilla retirada, en estos casos, si los nuevos embellecedores son más pequeños debemos de igualar la puerta, es decir, limpiar y remover los residuos y vestigios de la antigua manilla para que no sobresalgan del espacio que deja la nueva al ser más pequeña. En caso de que sobresalgan agujeros u orificios de la nueva manilla lo que debemos de hacer es utilizar una masilla de buena calidad para corregir estas imperfecciones.

Para finalizar, luego de habernos asegurado de que la masilla se ha solidificado por completo y si utilizamos además pinturas estas ya se hayan secado, procederemos con la instalación de la nueva manilla para la cerradura. Para ello debemos introducir el vástago en el orificio correspondiente y verificar que este sobre sale sin inconvenientes por ambos lados de la puerta, seguidamente con el vástago en su posición colocamos las manillas con sus tornillos o tirafondos respectivos, y para culminar solo bastara colocar los elementos decorativos o embellecedores que trae la manilla se está instalando.

Consejos para poner una buena manilla en la puerta

Es importante antes de finalizar con la instalación de la manilla asegurarse de que el mecanismo de la misma funciona perfectamente, para ello se recomienda hacer pruebas de apertura y cierre junto con algún ayudante que se situé en el interior de la casa para de esta manera evitar cualquier problema que se pueda suscitar con una manilla que ha quedado mal instalada.

No debe caer en el error de adquirir manillas de mala calidad solo porque estas son muy económicas, ya que a la final todo esto le saldrá mucho más costoso, debido a que estas están fabricadas con una pésima manufacturación y además se utilizan materiales de baja calidad en su diseño por lo cual la manilla además de presentar constantemente fallas, también darán una presencia muy poco estética en sus puertas.

Muchas personas le dan mucha importancia a la presencia de su vivienda, por ende, si usted es una de estas personas detallistas y elegantes, se verá poco estético si sustituye una manilla de una de sus puertas y queda diferente a las demás, por lo que se recomiendan dos opciones, que al momento de comprar la nueva manilla busque exactamente la misma que ya poseía, o que realice el cambio de todas las manillas de las puertas de su casa para no estropear la estética de la misma.

¿Es necesario acudir a un cerrajero para cambiar la manilla?

Si has leído ya los párrafos anteriores te habrás dado cuenta que no es muy difícil la instalación de una manilla y puede ser realizada por usted mismo sin ningún problema, por ende, usted no pasara por ningún inconveniente si intenta realizar el cambio de las manillas sin necesidad de llamar a un cerrajero.

La opción de cambiar las manillas por nuestra propia cuenta es muy beneficiosa ya que nos ayudara a entender cómo funcionan algunos mecanismos de las cerraduras y sus manillas y además nos ahorraremos el dinero que nos cobraría un cerrajero profesional por este servicio, sin embargo, si usted no se siente capacitado de realizar la instalación lo ideal sería que contacte con su cerrajero de confianza para realizar el cambio de manera más segura.

¿Cuál manilla para instalar en mi puerta?

Anteriormente solo existían pocas marcas de cerrajería en el mercado y por ello las opciones eran un poco limitadas, pero en la actualidad existen un gran número de empresas y fabricantes de elementos de cerrajería y por ende en el mercado hay una gran gama de manillas y embellecedores para escoger.

La elección de la manilla que vamos a instalar se debe hacer teniendo en cuenta la cantidad de dinero que estamos dispuestos a gastar y el color, modelo y tamaño que necesitamos para nuestras puertas. Las manillas color bronce y plateado son sin duda las más solicitadas y compradas por los usuarios ya que estas le brindan un toque de elegancia a la vivienda. Otro detalle a tener en cuenta es la disposición de los agujeros de la antigua manilla que poseías en tu hogar, ya que con esto podemos comprar una manilla que posea la misma ubicación para los tornillos y así aprovecharemos los orificios que ya tiene nuestra puerta.

Para finalizar, es importante escoger una manilla de alta calidad y que este elaborada en materiales de gran resistencia. De esta forma si seguimos todos los pasos y recomendaciones que hemos brindado en los párrafos anteriores lograremos hacer un reemplazo de la manilla de nuestra puerta de manera rápida, segura y eficaz.