Impide el bumping

El bumping es una de las técnicas más conocidas en el mundo de la delincuencia para abrir cerraduras y robar hogares, debido a la facilidad y rapidez con que se ejecuta. Día tras día los porcentajes de casas robadas gracias a la técnica del bumping crecen descomunalmente, haciendo necesario y pertinente conocer las medidas de seguridad que se pueden tomar para evitar que los ladrones irrumpan en tu hogar y se lleven tus cosas. En el presente artículo daremos unos consejos y medidas preventivas para impedir que los ladrones utilicen la susodicha técnica con tu cerradura.

¿En qué consiste el bumping?

Previo al abordaje de los aspectos técnicos y específicos de esta técnica, es importante impartir un conocimiento propedéutico para entender de mejor manera lo que se hablará más adelante.

El bumping es, en sí, una maniobra ancestralmente usada por lo cerrajeros para abrir cerraduras mediante un golpeteo, por eso también se le conoce como técnica de los golpes. Precisamente, el bumping consiste en introducir una llave maestra o modificada en la cerradura que se desea abrir y, acto seguido, dar unos sutiles golpes a la llave para forzar el movimiento del cilindro y conseguir la consecuente apertura de la puerta.

En los comienzos de esta técnica, los únicos que la empleaban eran los cerrajeros profesionales para los propósitos de sus servicios, pero con el pasar del tiempo los ladrones se dieron cuenta lo fácil que era abrir una puerta con el bumping, y pasaron a adoptar la técnica como un método de robo. Es por eso que actualmente las cerraduras de las puertas principales de una vivienda o negocio suelen ser anti bumping, en orden de ponérsela difícil a los ladrones que intenten sobrepasar la puerta.

Lo que debes saber del bumping

En la época incipiente de la mencionada técnica sus usos eran netamente positivos, pues los cerrajeros la usaban para ayudar a las personas que perdieron u olvidaron sus llaves a abrir sus puertas. Sin embargo, a partir del año 2002, aproximadamente, los ladrones le empezaron a dar un uso negativo para robar casas.

Por lástima, los robos mediante el bumping han crecido gravemente gracias a la difusión masiva de la técnica por internet. Es fácil ahora comprar la llave maestra y aprender tutoriales por internet para abrir cerraduras con motivo de robo.

Según estadísticas recientes, el 90% de las cerraduras instaladas de los hogares pueden ser fácilmente abiertas por la técnica del bumping. Los ladrones conocen muy bien estos datos y por esa razón la cantidad de robos es alarmante. Por suerte existen ya las cerraduras anti bumping que reducen notablemente la probabilidad de que tu casa sea robada. Si los ladrones ven que tienes una cerradura anti bumping ni si quiera intentarán robar.

Aun así, la técnica del bumping requiere de experiencia y buenos conocimientos en cerrajería para ser aplicada correctamente. Es por ello que los ladrones suelen practicarla mucho para evitar hacer ruido o tardarse en aplicarla al momento del robo.

Un factor negativo en el tema de la técnica del bumping es que la llave necesaria para aplicarla se puede comprar fácilmente en cualquier tienda, trayendo consigo una democratización del método de apertura de puertas más efectivo que existe y que sólo debería ser usado por personas responsables y profesionales. De esa forma, la técnica del bumping está al alcance de todos, incluso de los ladrones.

¿Es necesario cambiar la cerradura?

Por supuesto que sí. Con una cerradura arcaica las probabilidades de que roben tu casa son altísimas, mientras que con una moderna cerradura anti bumping las probabilidades caen notablemente, pues tu casa se volverá un fortín invulnerable.

A pesar de que no tengas cosas de valor en tu casa, no olvides que los ladrones no lo saben y, por lo tanto, de todas formas, tratarán de entrar a tu hogar, lo cual será una situación incómoda donde el ladrón podrá causarte daños. Es menester, entonces, que actualices la cerradura de tu casa.

¿Cuál cerradura anti bumping compro?

Recuerda que los objetos de alta calidad no se regalan, por lo que, si quieres una cerradura de seguridad máxima y garantizada, entonces no puedes escatimar en gastos. Nuestra sugerencia es que compres un modelo de cerradura que no sólo sea anti bumping, sino también que sea anti ganzua, anti taladro y anti palanca para dejar al ladrón sin maneras con las que vulnerar tu puerta.

Asimismo, instala un escudo al bombín para que los vándalos no puedan ver la marca de tu cerradura y, por ende, dejarlos sin información alguna en función de despejar conjeturas.

A todo esto, no puedes nunca olvidar lo más básico: cerrar la puerta con llave. Si te olvidas de esta vital medida de seguridad, todo lo hecho no servirá a pesar de que dispongas de la cerradura o la puerta más segura del mercado.