Acerca de las cerraduras de la marca Scanavini

Muy fuerte están pegando en todo el mundo las cerraduras de la marca chilena Scanavini, que se encuentra en continúa crecimiento merced a las importantes inversiones que está realizando. Sus ventas siguen creciendo y sus productos siguen perfeccionándose cada vez más.

Recorrido de Scanavini.

Con más de cincuenta años a sus espaldas, la marca Scanavini tiene detrás un largo recorrido. Fundada por inmigrantes italianos, la empresa se centró en investigar y fabricar cerraduras y piezas para puertas desde un primer momento, con las vistas puestas en proteger a las personas en sus propiedades.

Con sede actual en Santiago de Chile, la empresa sigue teniendo su principal mercado dentro del país latinoamericano (allí es la número uno en ventas y se encuentra en buena parte de las viviendas de los chilenos), aunque sigue expandiéndose por todo el mundo gracias a precios competitivos y a productos de calidad (estas son dos de las claves de la compañía).

Scanavini y sus cerraduras de sobreponer.

Las cerraduras de sobreponer son unos de los modelos más vendidos por Scanavini, ya que están en el mercado a uno precios y óptimos y son capaces de ofrecer una alta seguridad. Dentro de este tipo de cerraduras tenemos que distinguir entre dos clases:

Cerraduras mecánicas de sobreponer de Scanavini.

Ofrece diversas opciones, como la 2001, la 2004, la 2070, la 2090 o la 1004, que es la más sencilla. La 2094, por su parte, posee un cilindro exterior que permite abrir la puerta con llave desde el exterior, además de un seguro interior que evita que entren desde el exterior personas ajenas a la propiedad; además tiene un cerrojo de doble vuelta para la llave y de doble enganche, por lo que se trata de un buen modelo de Scanavini.

Cerraduras eléctricas de sobreponer de Scanavini.

Modelos como el 2050 o el 2055 son de los más populares, ya que disponen de una llave tradicional de un mando a distancia muy manejable que opera mediante impulsos electrónicos. Por su parte, el modelo 2150 es muy recomendable, pues tiene cerrojo de tres pitones, sistema de seguridad y cilindro a ambos lados.

Scanavini y sus cerraduras de embutir.

Modelos como el 1040, el 1056 el 1080, el 1090 o el 4174, por nombrar algunos, son de los más conocidos. EL 4174, por ejemplo, posee un backset de sesenta milímetros, un seguro interior, un cerrojo de dos pistones, un cilindro exterior y una llave con una vuelta.

Scanavini y sus cerrojos de seguridad.

Aunque no sea uno de sus productos más brillantes, Scanavini también apuesta por los cerrojos de seguridad, fabricados en una alta calidad. Tiene modelos como el 4004, muy sencillo; el 4070; y el 4074, muy completo, ya que cuenta con un backset de sesenta milímetros, con un cerrojo de un pitón, con tres llaves, con un seguro interior y con un cilindro exterior (este modelo puede adquirirse además en diferentes colores, lo que da varias opciones estéticas en la casa).

Scanavini y sus cerraduras electromagnéticas.

Scanavini tiene en el mercado diferentes modelos de cerraduras electromagnéticas. Destacan modelos como el CEM22016 o el CEM22021E555, que están gozando de gran aceptación entre los clientes. Se trata de cerraduras que carecen de desgaste mecánico, que son muy silenciosas, que cuentan con alta resistencia a la tracción y que consumen muy poco. Su fuerza de retención llega hasta los mil quinientos kilogramos.

¿Las cerraduras Scanavini se pueden encontrar en España?

Aunque no todos los cerrajeros intervienen con estas marcas, sí pueden comprarse en nuestro país, de manera que sea el usuario quien las adquiere para la posterior instalación. En España hay multitud de marcas, lo que hace que Scanavini no haya penetrado con tanta fuerza aún; no obstante, si usted desea instalar una cerradura de esta marca, puede buscarla, comprarla y pedirle a un cerrajero profesional, que sepa cómo trabajar con esta marca, que se la coloque.

¿Cuánto costaría afrontar un cambio de cerraduras?

El cerrajero de https://www.cerrajerosaldaia.net al que se contrate y el modelo por el que se opte determinarán el precio final de un cambio de cerradura. Más abajo nos referiremos a precios aproximados.

El precio de cambiar de cerradura.

Entre unos ochenta y unos cien euros puede andar el coste de cambiar una cerradura sencilla. Si se elige una cerradura de gran seguridad, la cifra se elevaría hasta los doscientos euros; hasta los trescientos euros llegaría la sustitución de cerraduras en puertas acorazadas o blindadas, ya que son puertas más complicadas en las que el cerrajero invertirá más tiempo.

El gasto total para el cliente dependerá de la suma de lo que cueste la propia cerradura y el servicio que preste el cerrajero; por ejemplo, los cerrajeros de urgencia las 24 horas cobrarán más por su intervención. Comparar entre distintas empresas de cerrajería y distintos cerrajeros puede ser ideal para tratar de ahorrar, siempre teniendo en cuenta que hay que huir de cerrajeros falsos (pueden realizar una instalación defectuosa y pueden cobrar en exceso además). No obstante, en torno a los 90 euros suele andar la media de dinero que ha de invertirse en una operación de cambio de cerradura.

¿En qué momento se debe cambiar una cerradura?

Cada pocos años se debería cambiar una cerradura, ya que así impediríamos que quedara desfasada y debilitada, con lo que los ladrones lo tendrían más difícil. Tener instaladas cerraduras con más de cinco años es totalmente desaconsejable; las cerraduras viejas son mucho más vulnerables ante la acción ajena.

Será obligatorio afrontar la sustitución cuando la cerradura tenga unos años y empiece a presentar problemas; es mejor cambiarla nada más comience a cerrar o a abrir con dificultades y atascos, porque esperar a que el mecanismo deje de maniobrar correctamente sería totalmente desaconsejable (un día podrías quedarte encerrado o atrapado, y los gastos serían mucho mayores.

Resulta vital sustituir la cerradura cuando las llaves se hayan perdido o cuando hayan sido robadas, pues nunca se sabe a qué manos han podido ir a parar; el ladrón puede aprovechar la coyuntura para entrar con comodidad en la propiedad. Por eso, avisar cuanto antes a un cerrajero sería lo idóneo cuando un miembro de la familia ha extraviado las llaves o, sobre todo, cuando se ha producido un hurto de dichas llaves.

¿Se hace cargo el seguro del gasto de cambiar la cerradura?

Si se tiene contratada esta póliza, sí; pero no todos los seguros cubrirán estos gastos. Además, la aseguradora no dará una cobertura al cliente a la ligera, sino que tendrá que corroborar que se han perdido las llaves y que se ha producido un robo de las mismas. Hay seguros que cubren únicamente este gasto en el caso de que las llaves hayan sido robadas, por lo que sería conveniente interponer la pertinente denuncia en ese caso para poder tener un comprobante.

Se abren dos opciones en este escenario. La primera alternativa es esperar a que el seguro envíe a su propio operario contratado, quien suele tardar en llegar a la casa; tendríamos asegurado el ahorro de dinero. La segunda opción es avisar a un cerrajero de urgencia para que afronte el cambio de cerradura, por lo que, aunque sea algo más seguro (la casa quedaría protegida con inmediatez), habría que abonar el pago con antelación, existiendo el miedo en el usuario de que la aseguradora presentase pegas a posteriori a la hora de pagar. En cualquier caso, el seguro facilitará la instalación de una cerradura similar a la que había anteriormente, y nunca de más calidad.

Cómo reemplazar la manilla de la puerta

Las manillas son sin duda alguna uno de los elementos de mayor desgate de una cerradura ya que son obligatoriamente utilizadas cada vez que se va a abrir o cerrar la puerta, por ende, es común que tengamos que realizar el cambio de las mismas de forma muy seguida. El cambio de la manilla es un procedimiento muy sencillo que puede hacerlo por usted mismo sin necesidad de gastar dinero en los servicios de un cerrajero.

Pasos para cambiar la manilla de una puerta

El primer paso será utilizar un destornillador de pala o estrella, dependiendo de los tornillos que utilice tu cerradura para quitar los que se encargan de sostener la manilla de la cerradura, este paso lo debemos hacer con mucha paciencia para tratar de no rayar la cerradura con el destornillador.

Una vez retirado los tornillos tendremos que remover ahora esa pieza que mantiene unida las manillas del interior de la puerta con la manilla del exterior, este elemento es denominado el vástago y para reconocerlo debemos saber que este en una pieza longitudinal en forma de tornillo cuadrado. De esta forma terminaremos por retirar la manilla que vamos a sustituir.

Lo más probable es que las nuevas manillas que vayas a instalar posean unos elementos decorativos que no tienen el mismo tamaño de los embellecedores de la manilla retirada, en estos casos, si los nuevos embellecedores son más pequeños debemos de igualar la puerta, es decir, limpiar y remover los residuos y vestigios de la antigua manilla para que no sobresalgan del espacio que deja la nueva al ser más pequeña. En caso de que sobresalgan agujeros u orificios de la nueva manilla lo que debemos de hacer es utilizar una masilla de buena calidad para corregir estas imperfecciones.

Para finalizar, luego de habernos asegurado de que la masilla se ha solidificado por completo y si utilizamos además pinturas estas ya se hayan secado, procederemos con la instalación de la nueva manilla para la cerradura. Para ello debemos introducir el vástago en el orificio correspondiente y verificar que este sobre sale sin inconvenientes por ambos lados de la puerta, seguidamente con el vástago en su posición colocamos las manillas con sus tornillos o tirafondos respectivos, y para culminar solo bastara colocar los elementos decorativos o embellecedores que trae la manilla se está instalando.

Consejos para poner una buena manilla en la puerta

Es importante antes de finalizar con la instalación de la manilla asegurarse de que el mecanismo de la misma funciona perfectamente, para ello se recomienda hacer pruebas de apertura y cierre junto con algún ayudante que se situé en el interior de la casa para de esta manera evitar cualquier problema que se pueda suscitar con una manilla que ha quedado mal instalada.

No debe caer en el error de adquirir manillas de mala calidad solo porque estas son muy económicas, ya que a la final todo esto le saldrá mucho más costoso, debido a que estas están fabricadas con una pésima manufacturación y además se utilizan materiales de baja calidad en su diseño por lo cual la manilla además de presentar constantemente fallas, también darán una presencia muy poco estética en sus puertas.

Muchas personas le dan mucha importancia a la presencia de su vivienda, por ende, si usted es una de estas personas detallistas y elegantes, se verá poco estético si sustituye una manilla de una de sus puertas y queda diferente a las demás, por lo que se recomiendan dos opciones, que al momento de comprar la nueva manilla busque exactamente la misma que ya poseía, o que realice el cambio de todas las manillas de las puertas de su casa para no estropear la estética de la misma.

¿Es necesario acudir a un cerrajero para cambiar la manilla?

Si has leído ya los párrafos anteriores te habrás dado cuenta que no es muy difícil la instalación de una manilla y puede ser realizada por usted mismo sin ningún problema, por ende, usted no pasara por ningún inconveniente si intenta realizar el cambio de las manillas sin necesidad de llamar a un cerrajero.

La opción de cambiar las manillas por nuestra propia cuenta es muy beneficiosa ya que nos ayudara a entender cómo funcionan algunos mecanismos de las cerraduras y sus manillas y además nos ahorraremos el dinero que nos cobraría un cerrajero profesional por este servicio, sin embargo, si usted no se siente capacitado de realizar la instalación lo ideal sería que contacte con su cerrajero de confianza para realizar el cambio de manera más segura.

¿Cuál manilla para instalar en mi puerta?

Anteriormente solo existían pocas marcas de cerrajería en el mercado y por ello las opciones eran un poco limitadas, pero en la actualidad existen un gran número de empresas y fabricantes de elementos de cerrajería y por ende en el mercado hay una gran gama de manillas y embellecedores para escoger.

La elección de la manilla que vamos a instalar se debe hacer teniendo en cuenta la cantidad de dinero que estamos dispuestos a gastar y el color, modelo y tamaño que necesitamos para nuestras puertas. Las manillas color bronce y plateado son sin duda las más solicitadas y compradas por los usuarios ya que estas le brindan un toque de elegancia a la vivienda. Otro detalle a tener en cuenta es la disposición de los agujeros de la antigua manilla que poseías en tu hogar, ya que con esto podemos comprar una manilla que posea la misma ubicación para los tornillos y así aprovecharemos los orificios que ya tiene nuestra puerta.

Para finalizar, es importante escoger una manilla de alta calidad y que este elaborada en materiales de gran resistencia. De esta forma si seguimos todos los pasos y recomendaciones que hemos brindado en los párrafos anteriores lograremos hacer un reemplazo de la manilla de nuestra puerta de manera rápida, segura y eficaz.

Impide el bumping

El bumping es una de las técnicas más conocidas en el mundo de la delincuencia para abrir cerraduras y robar hogares, debido a la facilidad y rapidez con que se ejecuta. Día tras día los porcentajes de casas robadas gracias a la técnica del bumping crecen descomunalmente, haciendo necesario y pertinente conocer las medidas de seguridad que se pueden tomar para evitar que los ladrones irrumpan en tu hogar y se lleven tus cosas. En el presente artículo daremos unos consejos y medidas preventivas para impedir que los ladrones utilicen la susodicha técnica con tu cerradura.

¿En qué consiste el bumping?

Previo al abordaje de los aspectos técnicos y específicos de esta técnica, es importante impartir un conocimiento propedéutico para entender de mejor manera lo que se hablará más adelante.

El bumping es, en sí, una maniobra ancestralmente usada por lo cerrajeros para abrir cerraduras mediante un golpeteo, por eso también se le conoce como técnica de los golpes. Precisamente, el bumping consiste en introducir una llave maestra o modificada en la cerradura que se desea abrir y, acto seguido, dar unos sutiles golpes a la llave para forzar el movimiento del cilindro y conseguir la consecuente apertura de la puerta.

En los comienzos de esta técnica, los únicos que la empleaban eran los cerrajeros profesionales para los propósitos de sus servicios, pero con el pasar del tiempo los ladrones se dieron cuenta lo fácil que era abrir una puerta con el bumping, y pasaron a adoptar la técnica como un método de robo. Es por eso que actualmente las cerraduras de las puertas principales de una vivienda o negocio suelen ser anti bumping, en orden de ponérsela difícil a los ladrones que intenten sobrepasar la puerta.

Lo que debes saber del bumping

En la época incipiente de la mencionada técnica sus usos eran netamente positivos, pues los cerrajeros la usaban para ayudar a las personas que perdieron u olvidaron sus llaves a abrir sus puertas. Sin embargo, a partir del año 2002, aproximadamente, los ladrones le empezaron a dar un uso negativo para robar casas.

Por lástima, los robos mediante el bumping han crecido gravemente gracias a la difusión masiva de la técnica por internet. Es fácil ahora comprar la llave maestra y aprender tutoriales por internet para abrir cerraduras con motivo de robo.

Según estadísticas recientes, el 90% de las cerraduras instaladas de los hogares pueden ser fácilmente abiertas por la técnica del bumping. Los ladrones conocen muy bien estos datos y por esa razón la cantidad de robos es alarmante. Por suerte existen ya las cerraduras anti bumping que reducen notablemente la probabilidad de que tu casa sea robada. Si los ladrones ven que tienes una cerradura anti bumping ni si quiera intentarán robar.

Aun así, la técnica del bumping requiere de experiencia y buenos conocimientos en cerrajería para ser aplicada correctamente. Es por ello que los ladrones suelen practicarla mucho para evitar hacer ruido o tardarse en aplicarla al momento del robo.

Un factor negativo en el tema de la técnica del bumping es que la llave necesaria para aplicarla se puede comprar fácilmente en cualquier tienda, trayendo consigo una democratización del método de apertura de puertas más efectivo que existe y que sólo debería ser usado por personas responsables y profesionales. De esa forma, la técnica del bumping está al alcance de todos, incluso de los ladrones.

¿Es necesario cambiar la cerradura?

Por supuesto que sí. Con una cerradura arcaica las probabilidades de que roben tu casa son altísimas, mientras que con una moderna cerradura anti bumping las probabilidades caen notablemente, pues tu casa se volverá un fortín invulnerable.

A pesar de que no tengas cosas de valor en tu casa, no olvides que los ladrones no lo saben y, por lo tanto, de todas formas, tratarán de entrar a tu hogar, lo cual será una situación incómoda donde el ladrón podrá causarte daños. Es menester, entonces, que actualices la cerradura de tu casa.

¿Cuál cerradura anti bumping compro?

Recuerda que los objetos de alta calidad no se regalan, por lo que, si quieres una cerradura de seguridad máxima y garantizada, entonces no puedes escatimar en gastos. Nuestra sugerencia es que compres un modelo de cerradura que no sólo sea anti bumping, sino también que sea anti ganzua, anti taladro y anti palanca para dejar al ladrón sin maneras con las que vulnerar tu puerta.

Asimismo, instala un escudo al bombín para que los vándalos no puedan ver la marca de tu cerradura y, por ende, dejarlos sin información alguna en función de despejar conjeturas.

A todo esto, no puedes nunca olvidar lo más básico: cerrar la puerta con llave. Si te olvidas de esta vital medida de seguridad, todo lo hecho no servirá a pesar de que dispongas de la cerradura o la puerta más segura del mercado.