¿Cómo evitar que la cerradura se atasque?

Desde cerrajeros Alicante sabemos que una cerradura se atasque es un fastidio, qué duda cabe. De hecho, se trata de uno de los problemas más comunes en cerrajería y, como es bien sabido, lo molesto es que por culpa de ello no podemos abrir una cerradura.

En este artículo te damos algunos consejos para que la cerradura no llegue a atascarse, de modo preventivo. De no realizar un buen uso y mantenimiento, el desenlace está escrito: tarde o temprano se atascará y tendrás que llamar a un cerrajero en caso de no poder solucionarlo por ti mismo, algo muy habitual, por otra parte.

Para empezar, digamos algo claramente: todas las cerraduras pueden atascarse. Eso sí, si queremos reducir la probabilidad de que ocurra, tengamos en cuenta las siguientes recomendaciones.

En principio, cerraduras poco usadas se atascan más fácilmente. No es una norma, pero es lo que suele ocurrir, por ejemplo una segunda vivienda, despensa o trasteros. El motivo es sencillo: al usarse menos es más propensa a atascarse.

Una vez dicho esto, veamos algunos consejos para evitarlo:

Engrasar cerraduras y llaves

Que una cerradura esté bien engrasada es importante, pero sobre todo lo será cuando ésta empiece a dar síntomas de atascamiento. Por lo tanto, quedémonos con la idea de que es esencial engrasar las cerraduras y las llaves de forma adecuada.

Ello significa, fundamentalmente, que si engrasas la cerradura a tiempo, ésta volverá a funcionar de manera correcta, con lo que alejamos el fantasma de los posibles problemas.

A la hora de engrasar tengamos en cuenta que podemos lograr buenos resultados de un modo muy sencillo: tomaremos un pincel untado con un poco de aceite y lo aplicaremos en los puntos de contacto. Una vez aplicado, introduciremos la llave y moveremos un poco la cerradura con el fin de que el aceite engrase todas sus partes.

Otra opción, sin utilizar aceite, es engrasar recurriendo a aerosoles o grafito, si bien su aplicación debe hacerse de forma meticulosa, siguiendo las instrucciones con cuidado para evitar problemas.

Usar parafina

El uso de parafina y agua caliente es otra  posibilidad, capaz de solucionar incluso los problemas más graves de atasco en la cerradura. Primero introducimos la llave en agua caliente y luego en parafina, únicamente en la parte de contacto de la cerradura. Será entonces cuando la introduzcamos para aprovechar su poder lubricante. Normalmente, basta con ello para que la cerradura vuelva a funcionar cuando se atasca.

Utilizar minas de lápiz

Si el atasco no es muy grave, las minas de lápiz son una posibilidad que puede sacarte del problema del modo más sencillo. Para lograrlo, hay que pintar los dientes de la llave de forma que queden tiznados y luego meter la llave en la cerradura para que actúe como lubricante y ayude a desatascarla.

Extraer la cerradura de la puerta

Si nos encontramos ante un problema de atasco, podemos caer en la tentación de quitar la cerradura, pero a su vez creamos un problema evidente de inseguridad que hay que evitar a toda costa. No hay que explicar nada al respecto, puesto que es más que obvio que cualquier persona podrá entrar en la vivienda si no tenemos cerradura, por lo que, salvo excepciones que lo justifiquen, no se debe hacer.

Llamar al cerrajero para reparar la cerradura

Si hemos probado soluciones como las anteriores, salvo quitar la cerradura, y nada funciona o, simplemente, si nos vemos incapaces de hacer nada por la circunstancia que sea, la solución podría ser llamar al cerrajero.

Si no hay otra opción, llamar a un profesional es la mejor solución, incluso la única en muchos casos. No caigas en el error de llamar a un cerrajero barato de mala calidad, un binomio que suele ir unido. Te aconsejamos llamar a un buen cerrajero y pedir presupuesto, teniendo presente que normalmente los buenos cerrajeros suelen hacer el trabajo antes y cobrar menos.